Ciclos de versión de aplicaciones cortos, ¿sirven realmente?

El otro día leía este artículo de Bitelia y me quedé pensando sobre el tema. En el texto mencionan las versiones de los sistemas operativos, pero lo voy a extrapolar a todo tipo de aplicación, ya sea el sistema operativo, el navegador web o un reproductor de música.

Antes que nada aclaro, mi idea no es que no se actualicen los programas, sino la fachada que se usa hoy en día en el proceso. Me explico, a la larga es lo mismo que la aplicación “X” saque cada 5 semanas una nueva versión, digamos la 1.x, 2.x, etc o que saque una revisión como sería la 2.1, 2.2, etc. En el programa sería lo mismo, lo otro es un nombre, un número que le damos no más.

Hoy en día parece estar de moda, o será por Marketing, que todo tiene que actualizarse cada poco tiempo, hay que tener un sistema operativo nuevo cada 6 o 12 meses, un navegador nuevo cada 6 semanas, un iconito nuevo del relog cada 15 minutos!, bueno, quizás el último no 😛 . Pero los desarrolladores están jugando una carrera, ¿a quién le quieren ganar? Por que claro, hoy varios sacan una versión mayor de la aplicación con solo “corrección de errores”, eso antes era solamente una versión de mantenimiento relegada al segundo o tercer número de la versión. A este paso, no me extraña estar usando Firefox 256 en unos años, pero que tal vez podría haber sido simplemente Firefox 100.10.8, pero claro no queda tan bonito así 😉 .

En varios lados dicen que las versiones del programa ya no importan, que ni siquiera lo veremos en unos años, teniendo siempre solamente el nombre del programa “Firefox” o “Google Chrome” o “Loquevenga” y que el número quedará relegado al proceso de desarrollo. No se, habrá que verlo, pero creo que incluso como desarrollador a veces es más claro el sistema anterior, en donde solamente viendo el número de versión uno podía saber si la nueva traiga muchos cambios, nuevas funciones o solamente parches de seguridad. ¿Ustedes que piensan?

Un comentario sobre “Ciclos de versión de aplicaciones cortos, ¿sirven realmente?

  1. Pingback: Bitacoras.com

Los comentarios están cerrados.